Menu

Inbound Marketing y Outbound Marketing: ¿juntos o separados?

Adivinamos que, a estas alturas de tu vida, ya has tenido suficiente de pop-ups, comerciales de Youtube y banners que realmente NO-QUIERES-VER. Es por eso que, como dijimos en este artículo, el Inbound Marketing se perfila como tu mejor aliado para tu estrategia digital. Para ello, es importante entender el significado real de esta premisa desde todos sus puntos, una cuestión que empezaremos a explicar basándonos en su antecesor: el Outbound Marketing.

El concepto de Outbound Marketing encierra todo aquello que hasta el día de hoy conocemos como ‘publicidad tradicional’ e, incluso, aquella no tan tradicional por la que debemos comprar exposición (anuncios en medio de videos o publicidad online emergente). La principal característica de este método marketero es que funciona persiguiendo y hasta invadiendo el día a día de los posibles clientes. Ya sea con una valla en una gran avenida o un comercial de Spotify, el Outbound Marketing utiliza elementos que más que generar una conexión, generan presencia de marca que, ejecutados de manera correcta, resultan óptimos para una estrategia bien planeada. Sin embargo, de no efectuarse correctamente, solo causan molestia e irritan al posible cliente, ahuyentándolo y dándole el adiós sin haberle dicho hola.

En una especie de analogía no tan lejos de la realidad, podemos decir que el Outbound Marketing funciona como pagar por atención. Entonces, una vez que tenemos la atención de todas las personas a las que nos queremos dirigir, ¿qué hacemos con ella? Ahí es cuando entra en acción el Inbound Marketing.

El Inbound Marketing se trata de generar contenido lo suficientemente útil e interesante como para atraer a las personas. Es decir, que lo que se quiere lograr con esto es que el público objetivo vaya por voluntad propia hacia tu marca porque verdaderamente tiene los ojos puestos en ella y es capaz ver el valor que puede sumar a sus vidas. De esta manera, se crea un lazo estrecho donde la marca aporta a su consumidor en materias de información o, en todo caso, entretenimiento. No solo funciona como un escaparate para mostrar tu producto como el Outbound, sino que, además, le da ese valor agregado que toda marca que se respete debe poseer.

Pero, ¿qué es lo que realmente diferencia a estas metodologías?
Nada más y nada menos que el feedback.

El Outbound Marketing, al tener un funcionamiento masivo, solo posee una comunicación directa, desde una sola vía: la del emisor. No permite la apropiada opinión del público en base a su mensaje. En cambio, en el caso del Inbound Marketing, es todo lo que se busca. Las opiniones resultan fundamentales para poder ajustar la identidad de la marca y, por supuesto, para reforzar la conexión con el consumidor y poder fidelizarlo.

De esta manera, comprobamos que el Inbound y el Outbound Marketing tienen grandes diferencias, pero no por eso son necesariamente independientes uno del otro. Ten en cuenta que no siempre tienen por qué desligarse. Si bien tienen mecánicas distintas, los dos pueden potenciar tu marca a diferentes niveles. Así que planea tu estrategia digital basándote en los principales objetivos que tienes para tu empresa y dale con fuerza.

No comments

Deja un comentario

El tweet destacado